Follow by Email

martes, 24 de enero de 2012

LA VERA, UN PARAISO


LA COMARCA DE LA VERA. UN PARAISO.

Te recomendamos este enlace. Seguro que te gusta

Este trabajo que traemos a blogs forma parte del Diaporama que hicimos en el colegio. El texto fue recogido de fuentes procedentes en publicaciones de la zona. Una vez escaneadas las diapositivas lo presentamos en el blogs para que podáis disfrutar de estos recuerdos en mi viaje a la zona.

El trabajo continuará con una segunda parte referida al Monasterio de Yuste, situado en esta bellísima comarca cacereña. Si no has visitado aún  La Vera, no te lo pierdas.



·         “El viajero que llega a La Vera cacereña, se asombra al adentrarse en una comarca donde el equilibrio entre el hombre y el medio ambiente, unidos a las dificultades de acceso a la zona y a la gran emigración han hecho de ella un paraíso de hábitats y biotopos. Nos encontramos pues, en una zona donde la extraordinaria belleza de su paisaje, sus peculiaridades culturales, el tipismo y la belleza de sus pueblos atraen indiscutiblemente la atención de todo aquel que la visita”


·         La Vera es una comarca natural, claramente delimitada al norte y al sur por elementos geográficos precisos como son las cumbres de la sierra de Gredo y Tormantos, y el río Tietar.


·         Los límites occidental y oriental lo constituyen sendas gargantas, la de Gargüera y la de Alardos, siendo esta última también límite provincial. En la imagen vemos la Garganta de Pedro Chate.


·         Las gargantas constituyen uno de los elementos más característicos y de mayor valor ambiental del territorio.


·         Los asentamientos humanos actuales se suelen localizar casi siempre en la meseta que domina el valle del Tietar.







        Después de muchos avatares y una larga y azarosa gestación, por el Real Decreto 964, de 28 de marzo de 1.977, el Consejo de Ministros aprobó la constitución de la Mancomunidad Intermunicipal de La Vera, de la que forman parte 18 municipios.

        En la imagen observamos Garganta la Olla.

        Un medievalismo actualizado vibra en el ambiente serrano de Garganta la Olla.

        Preside la sierra de Tormantos, bucólica y legendaria con ruidos de changarrillas. La brava, guapa y montaraz moza, “la serrana de La Vera” tomó blancura de sus nieves y el frescor de sus hierbas agosteñas”.



·         En la imagen el Ayuntamiento nos muestra el Ayuntamiento de Garganta la Olla.







        Historia, monumentalidad y entorno es el trinomio básico de la peculiar fisonomía de Garganta la Olla.



 ·         Posee el cenobio de San Martín, dentro de su recinto una iglesia y veinte celdas. Fue construido por San Magno, discípulo de San Galo en el siglo VI.


·         Garganta la Olla, una villa todo historia, todo monumento.

·         Garganta la Olla, toda una tradición costumbrista y folclórica.

·         Sus edificaciones de madera y arcilla, caprichosos balcones y sobresaliente alerones en calles empinadas y estrechas, con celestinescas plazuelas porticadas, dan a su arquitectura unidad de color y formas donde “se siente más cerca la intimidad de las sombras”.


·         Dejamos Garganta la Olla y a un tiro de piedra encontraremos a Cuaco de Yuste. La villa de Cuaco de Yuste está situada en la falda de la sierra de Gredo.


·         Conserva Cuaco peculiar fisonomía `por sus estrechas calles empinadas y sus plazas porticadas, habiéndose declarado conjunto paisajístico y pintoresco el 26 de febrero de 1959.


·         En Cuaco de Yuste encontraremos la Casa de Jeromín que es sede oficial de la Mancomunidad.
         La superficie de la Mancomunidad es de 83.856 hectáreas, la población según centro de 1981 (que es cuando presentamos este trabajo), supera los 31.911 habitantes de derecho que en evrano se duplica dada la extraordinarias condiciones que posee para el turismo toda la zona cacereña.
     Los habitantes de Cuacos reciben el nombre de “perdonados” basándose en la siguiente leyenda:
      
        “ Cierto día día Jeromín andaba requebrando a unas mozuelas, cuando unos lugareños, celosos, se lo llevaron mal, riñeron con él y lo descalabraron.

         Enterándose el emperador, llamó a Jeromín y le pregunto:

        Hijo mío, que quieres que hagamos con esos “cacos” que te han maltratado

         Jeromín respondió, “perdónalos”

         Puesto que tú los quiere, sea y se llamen “perdonados”, sentenció Don Carlos

        Así con el apodo de “perdonados” zahieren todavía a los de Cuacos los pueblos vecinos de la zona.


·         También se dice que el nombre de Cuacos proviene de “cuatro” porque al parecer fueron cuatro sus fundadores. Esta palabra evolucionó hasta convertirse en el actual término.
         Otros dicen, que estando reunidos los vecinos de la aldea, con el fin de darle nombre, pasó un cuervo volando sobre sus cabezas con su graznido habitual “cuá, cuá..” y les dio la solución, es decir, decidieron llamarle Cuacos.
         La tradición nos cuenta también que este pueblo se llamó Villa Flor de la canela, así siempre lo aceptaron y entendieron los pueblos vecinos, y de ella es el cantar verato que dice:

      “Desde aquí veo Madrid

         Y más abajo veo Arenas

Y más abajo aún

         Villa Flor de la Canela”



Te recomendamos este enlace. Seguro que te gusta

http://www.rotreclibreria.com/sitioLAVERA/index.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario