Follow by Email

lunes, 15 de mayo de 2017

SANTILLANA DEL MAR.



Panorámica de Cantabria
(Fuente imagen)


RUTAS ASTURIAS, CANTABRIA Y PICOS DE EUROPA.

Fecha 24 de abril 2017.

OBJETIVO:
SANTILLANA DEL MAR

Según lo previsto, realizaremos un recorrido a pie por su casco histórico, llenos de innumerables edificios nobles y blasones que conservan su pasado medieval. Destaca la colegiata de Santa Juliana (exteriores), el edificio más representativo y la joya más importante del románico en Cantabria.

El itinerario lo haremos por la mañana. Es nuestra la primera excursión prevista.

Salida del hotel, tomamos el autobús y partimos hacia Santillana del Mar.

Preparadas para la marcha, tenemos un buen día y según las previsiones meteorológicas esperamos que así será toda esta primera jornada.

Antes de tomar el autobús no podemos dejar de hacer algunas fotografías como estas, en el entorno del hotel donde nos alojamos.

Sin lugar a duda, en la imagen observamos un claro ejemplo de la arquitectura popular de esta zona. Nos explica nuestra guía que hay diversas tipologías que hay que distinguir: los hórreos, las paneras y los cabazos. Tanto de unos como de los otros los hay de diversos estilos .


Horreos, paneras y cabazos

Estas construcciones tienen como finalidad guardar y conservar los alimentos de la humedad y de los animales tratando de conseguir o mantener un buen estado de conservación.

En esta imagen vemos una panera que se distinguen del hórreo por el tejado. Los hórreos tienen tejado a cuatro aguas que se unen en el punto superior asentandose sobre cuatro patas o pegollos y las paneras tienen tejado con caballetes y están asentadas sobre más de cuatro patas o pegollos.

El entorno del hotel nos muestra un paisaje precioso, la verdad que tanto Cantabria como Asturias, presentan un paisaje que enamora. A mi me ha encantado. Me gustaría verlo con más detenimiento, poder recrearme y disfrutarlo.


El paisaje nos muestra extensas zonas de pradería y algunas colinas de no mucha elevación que contemplamos en el enclave donde se ubica el Hotel.


Tomamos el autobús e iniciamos la ruta hacia nuestro primer objetivo: Santillana del Mar.
En el viaje desde el autobús tomamos alguna que otra fotografía que os mostramos para "hacerse una ligera idea de la belleza de los parajes por donde pasamos"...






NUESTRA VISITA A SANTILLANA DEL MAR. 


La villa de las tres mentiras.

No había oído este dicho, algunos amigos me lo referían cuando comentábamos dónde estábamos”. He indagado sobre el mismo y es verdad que es un dicho popular y conocido, aunque yo, ignorante de mí, acabe de descubrirlo ahora, a Santillana del Mar así se conoce este dicho popular debido a que su nombre "nos miente" en tres ocasiones: ni es Santa, ni es llana, ni tiene mar.

 “Santa” no es, “llana” menos aún, la inclinación de sus calles así nos lo aclaran y testigos fuimos y “del mar” nada de nada, la playa más cercana está a 5 kilómetros.

Pero todo tiene su por qué, quizás lo de "santa"  se debe al antiguo monasterio de  Sant Iuliana o Santa Juliana, más tarde Colegiata de Santa Juliana, considerada como la joya más significativa y relevante del arte románico en Cantabria.

Lo de "llana", si bien es verdad que sus calles empedradas tienen cierta inclinación podemos decir en razón a la verdad que pudimos transitar por ellas sin grandes dificultades y no somos precisamente unos expertos y jóvenes andarines sino más bien lo contrario.

Y en lo referente a lo del mar también cabe justificar porque la distancia a la playa, como hemos dicho estaría a unos cinco o seis kilómetros que si  te apetece bañarte o pasear por ella puedes sin duda hacerlo en la playa de Santa Justa que no está tan lejos.




Una vez que  aparca nuestro autobús en la zona prevista, dirigidos por nuestra guía caminamos hacia el centro del casco histórico y vamos observando todo cuanto venimos viendo en ese trayecto por la vía o calzada con bastante tráfico.



Imagen nos muestra el Consultorio Médico.
Caminamos por la Calle Sánchez Tagle, por la zona del Consultorio Médico de Santillana del Mar,


En la imagen la ermita San Roque colindando con el centro o consultorio médico.



Procuramos caminar por las aceras, a pesar de ser bastante estrechas,  dado que hay bastante tráfico en la zona y hay cierto peligro. Seguimos en dirección al casco histórico.


Situado en la Calle Juan Infante, un poco antes de donde comienza la Calle Santo Domingo.
Pasamos por las puertas del Palacio de Peredo Barreda. El palacio de Peredo-Barreda o también conocido como Palacio de Benemejís de Santillana del Mar se encuentra en la calle de Santo Domingo, en la propia entrada al casco histórico de la villa desde la carretera CA-131, muy cerca del Museo Diocesano Regina Coeli.


Fuente texto
(Enlace)


"Este palacio es considerado como uno de los edificios más elegantes de la villa y data de principios del siglo XVII. Fue mandado construir por D. Francisco Miguel de Peredo sobre alguna antigua torre o vivienda gótica que la familia Barreda poseía en el solar, lo que nos lleva a entender el porqué de la segunda parte de su nombre.
El nombre de Palacio de Benemejís viene de más tarde, ya que los descendientes de la marquesa de Benemjís fueron los propietarios del inmueble hasta que lo adquirió Caja Cantabria, actual propietario.
Se trata de un edificio de estilo barroco de planta cuadrada, tejado a cuatro aguas con pináculos decorativos en sus esquinas y dos alturas, en el que podemos destacar la elegante fachada principal que da a la calle de Santo Domingo. En ella, podemos ver el espléndido escudo de los Peredo y la gran balconada de forja justo debajo del mismo. El edificio de sillería se encuentra en el mismo conjunto que las casas anexas y el inmenso jardín botánico que las enmarca.

Actualmente, todo el conjunto pertenece a Caja Cantabria, que lo utiliza como Centro Cultural para exposiciones".




Caminamos dirección hacia en centro del casco histórico y de pasamos por las instalaciones del Hotel Santillana que nos llama la atención con una fachada de piedra y madera, a pocos minutos de la colegiata y claustro de Santa Juliana, unos dos kilómetros del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira. En esta zona se localizan bastante hoteles.
Esta situado en la esquina de las carreteras C-133 y C-131.


Lugares con encanto en Santillana del Mar.

Son innumerables…si paseas por el casco histórico cualquier rincón, cualquier edificio, cualquier lugar merece contemplarse, observarlo y si es posible captar su imagen. Cualquier imagen es motivo para un cuadro.
En realidad toda la localidad de Santillana del Mar justifica sobradamente el hecho de ser considerada Conjunto Histórico Artístico ( Decreto de 27 de julio de 1943 .BOE del 3 de agosto).
 El casco histórico está formado por construcciones homogéneas de piedra, en su mayor parte de los siglos XIV al XVIII.
Todas las viviendas están construida en torno a la calle de Santo Domingo, que se bifurca en dos: La calle de Juan Infante, que llega hasta la plaza de Ramón Pelayo, y la que fue llamada rúa del Rey, hoy con diversos nombres para cada tramo: Carrera, Cantón y del Río.







Calle comerciar en las proximidades de Confitería Las Quintas, Bar Restaurante el Poche y otras instalaciones comerciales en lla calle Juan Infante










En las calles del casco histórico proliferan los comercios con productos típicos de la zona. Los turistas tendrán opciones de poder elegir sin dificultad.



Trataremos de describir algunos de ellos y ofreceros algunos enlaces que merecen la pena visitar.


Fuente de la cabra en Calle Revolgo.


 Fuente de la cabra.

Desde que entras en Santillana del Mar el nombre de Jesús Otero está en boca de los visitantes que contemplan su obra no solo en el Museo que lleva su nombre, en cualquier rincón de la localidad  observamos obras de este gran escultor que donó todas sus obras a la ciudad y fue nombrado "Hijo predilecto de Cantabria" en el año 1988.


La casa de la villa.

La Casa de los Villa con escudos de armas de las familias Cos, Bracho y Bustamante. Su construcción del siglo XVI ha pasado por varias reformas, la más importante es la de la fachada principal, que se hizo en el siglo XVIII.


Claveles del aire.

No llamó la atención esta planta que cuelgan en los balcones de muchos edificios que vimos en Santillana del Mar.

Dada mi afición a las plantas me interesé por ella y es conocida como  clavel del aire. Como se puede apreciar es muy decorativa.


Si quieres conocer información sobre esta planta te ofrezco este enlace de un blog de un jardinero que nos proporciona la información adecuada para conocerla.





Palacio y casonas. Casa de la Parra y Casa Águila.
(Enlace)

Próximo al Ayuntamiento situamos la conocida como  Casa de la Parra, llamada así por la planta que recorría sus paredes hasta que fue sustituida por el entramado de madera sobre ladrillo. Colindando con este edificio la Casa Águila, con el escudo de los Estrada o Tagle presidiendo su fachada, y con dos arcadas de medio punto en su planta baja.

En la actualidad estos dos edificios, que fueron construidos entre el siglo XVI y XVII están unidos y pertenece a la Consejería de Turismo y Deporte del Gobierno de Cantabria.

Frente a ellos hay una preciosa escultura de un bisonte, esculpido por el escultor Jesús Otero.







Imagen tomada desde los soportales del Ayuntamiento. Al fondo el edificio de Casa Águila y la escultura del bisonte.




Torres de Don Borjas.

Edificio que observamos en el centro de la imagen, junto al Ayuntamiento de Santillana del Mar, situado a la izquierda de la imagen, y a la Torre del Merino.






“La Torre de Don Borja data del siglo XV y fue ampliada en el XVI, cuando se unieron las dos torres (la torre trasera también data del s. XV aunque es posterior a la principal) mediante un patio interior. Su nombre le viene dado por D. Francisco de Borja Barreda, quien fuera el último titular del mayorazgo de la familia en el siglo XIX.

En 1981, sufrió su última restauración hasta la fecha para convertirse en sede de la Fundación Santillana. Hoy en día, dicha Fundación, junto al Ayuntamiento, la utilizan como centro cultural, donde se pueden ver importantes exposiciones.


El edificio está dividido en dos torres unidas mediante un patio interior. La que vemos desde la Plaza Ramón Pelayo es la principal y la de mayor importancia. En su fachada podemos apreciar los dos pequeños escudos de la familia Barreda y el soportal de doble arco ojival. La torre está construida en sillería, tiene tres alturas y tejado a cuatro aguas”.






Torre del Merino.


“La Torre del Merino en pleno centro histórico de Santillana del Mar, en la antigua Plaza del Mercado, hoy llamada Plaza de Ramón Pelayo o Plaza Mayor, junto a la Torre de Don Borja y frente al Ayuntamiento de Santillana del Mar.
La Torre del Merino es considerada como una de las construcciones más antiguas de la villa ya que se cree que data del siglo XIV. Su nombre es debido a que esta torre era la vivienda del Merino Mayor de las Asturias de Santillana, es decir, el representante del rey y administrador de la zona.
La torre aún mantiene, a día de hoy, prácticamente su aspecto original, con algunas transformaciones que ha sufrido a lo largo de los siglos, como por ejemplo la conversión de las almenas en ventanas con la construcción del tejado o la pequeña ventana adintelada encima de la puerta, que también es una modificación posterior.

En su interior, se pueden ver exposiciones además de la propia estructura de madera de la torre en todo su esplendor, algo que no te puedes perder”.

Fuente texto
(Enlace)


Torre de Merino




A la derecha el edificio conocido como Torre del Merino.
La torre del Merino, a veces llamado la torrona, es una construcción gótica almenada situada entre la plaza civil -antigua plaza del mercado, hoy Ramón Pelayo- de Santillana del Mar y la calle de Lindas.



Esquina Torre del Merino y parte superior del Hotel Altamira.



En la imagen a la derecha, vista parcial del Ayuntamiento de Santillana del Mar.


Museo de la tortura.

En el casco antiguo, concretamente en la Calle Las Lindas 1, nos llamó la atención una fachada que lucía un esqueleto en una de las puertas, cruce de calles de El Cantón con la que va para la plaza del Ayuntamiento.
Nos interesamos y comprobamos que se trataba de un Museo, el “Museo de la Tortura”. El museo expone de forma permanente los diversos instrumentos que se han utilizado a los largo de la historia con la finalidad de llevar a cabo tortura, pena capital, humillaciones, castigos que se empleaban, especialmente relacionado con el Tribunal del Santo Oficio, popularmente  la Inquisición.

Entre los instrumentos que con esa finalidad se utilizaban, según leemos en la información de folleto que nos llega estaban guillotinas, cinturones de castidad, potros de castigos… 


En la imagen el Museo de la tortura.


Puerta de entrada al Museo de la tortura.


Plaza Abad Francisco Navarro.




Lavadero

Frente a la Colegiata donde la Calle Cantón pasa a llamarse Calle del Río, nombre dado porque aquí hay un pequeño río que proporciona agua al lavadero abrevadero que se encuentra en el centro. 

Sin duda tiene ese toque especial este lugar que posiblemente los turista lo convierten en uno de los puntos más fotografiados de la localidad y especialmente buscando la imagen con la colegiata tras él.




Abrevadero

En la calle observamos como fluye el riachuelo del abrevadero


Imagen del lavadero y abrevadero tomada desde la parte norte


Arriba de la imagen colgando las plantas claveles del aire que adornan la fachada.

Colegiata de Santa Juliana.


La historia de Santillana del Mar, en Cantabria,  está muy relacionada a su Colegiata y a los restos de la santa, no obstante sus orígenes son romanos.



La colegiata se encuentra en el mismo casco histórico de Santillana, es uno de los monumentos románicos más representativos de Cantabria. Fue declarada Monumento Nacional en el año 1889.





Colegiata de Santa Juliana
(Fuente de esta imagen)

Llegamos por sus calles empedradas al edificio de la Colegiata, nos encontramos con la fachada sur que sin duda es la más vistosa tanto por su dimensiones como por la riqueza de elementos que tiene.


En la periferia o zona sur tenemos la portada principal que posee un friso superior con diversos relieves en forma de apóstoles y santos, rodeando al Pantocrator.

En el siglo XVIII se añadió un frontón triangular con la imagen de Santa Juliana en una hornacina barroca , además de la galería de aros que se alza sobre la nave de la epístola.


“La Colegiata de Santa Juliana, nace con la llegada de unos monjes peregrinos que traen consigo los restos de Santa Juliana (siglo IX, año 870). Estos monjes fundan una pequeña ermita en un lugar llamado Planes, que con tiempo se convertirá en cenobio protegido por la nobleza local. Más tarde en el siglo XI, año 1045, el rey Fernando I de Castilla lo toma bajo su protección y le otorga diversos privilegios, entre ellos otorga la propiedad de la villa y sus alrededores al abad de este monasterio, con lo que el poder y engrandecimiento del monasterio irá en aumento.

Será en el siglo XII cuando los benedictinos que habitaban el monasterio son sustituidos por los monjes canónigos de San Agustín, el monasterio adquirirá entones el rango de Colegiata y será cuando comience la construcción que hoy observamos”.


















Claustro románico de la Colegiata de Santa Juliana
Fuente Imagen


                   

La portada es de época románica, con arquivoltas de medio punto sin decoración y columnas con capiteles que dejan ver animales como leones y baseliscos.











Nota:

Si quieres más detalles y un estudio detallado con datos y bonitas fotografías he seleccionado un enlace que te mostrará con mayor precisión este edificio.


Colegiata de Santa Juliana en Santillana del Mar
Enlace para saber más


Casa de la Archiduquesa o de los Abades.

A la izquierda de la Colegiata se encuentra este edificio que es una casona de finales del siglo XVII
Perteneció a la familia Barreda Bracho. Los escudos de la fachada son modernos, obra de Jesús Otero.
Un siglo más tarde pasó a ser propiedad de la familia Barreda Bracho. Los escudos son modernos, obre de Jesús Otero, con los emblemas de los más notables linajes de la villa.



Se conoce como Casa de la Archiduquesa Margarita de Austria, por haber sido residencia de ésta al emigrar de su patria tras la caída del imperio Austro-húngaro. 


Palacio de Velarde o de las Arenas.

Palacio de Velarde o de las Arenas. Se encuentra en la Plaza de las Arenas. Es un edificio de transición del gótico al renacimiento, iniciándose la construcción en el siglo XV y modificándose en el XVII. La fachada tiene un hastial escalonado y pináculos decorativos. Tiene el blasón de los Velarde.




Edificio de estilo gótico renacentista, fue terminado a mediados del siglo XVI para Alonso Velarde.
El palacio se sucedió en el linaje de Velarde y su descendientes.




“El esplendor del palacio cayó al cambiar de manos cuando dejó de ser de la familia Velarde y a pasó a ser propiedad de María García de la Llata quien en 1915 lo vendió por 15.000 pesetas al escritor Ricardo León quién residió allí durante varios años hasta que pasó a mano de los Duques de Parcent, quienes lo salvaron de la ruina, pasando después al príncipe Hohenlhoe casado con una hija de los Duques de Parcent. Hoy es propiedad de un médico torrelaveguense.”






En su fachada principal, se aprecia el espléndido escudo de la familia Velarde, los balcones de forja y el soportal.




“Se encuentra ubicado en la plaza del Abad Navarro, en pleno casco histórico de Santillana del Mar, al lado de la Colegiata  cerca de las casas de los Quevedo y Cossío y del Palacio de Velarde.

El  Museo y Fundación Jesús Otero es fruto de la voluntad del artista de donar toda su obra a la villa, con la finalidad de poder ser admirada públicamente. En 1994 se crea el Museo y Fundación “Jesús Otero”, de propiedad municipal regido por un patronato formado por representantes del Ayuntamiento, de instituciones culturales de la villa y de las Universidades de Cantabria y U.I.M.P. y familiares del artista, presidido por el Alcalde”.

















No hay comentarios:

Publicar un comentario